Todos tienen sus listas tipo “los 10 mejores comics que deberías leer” o “las 10 mejores historias jamás contadas”. Abundan esas listas. Y son básicamente los mismo: que Watchmen o Dark knight returns van primero o los primeros números de los Fantastic Four y esas cosas.  Así que decidí hacer un ejercicio diferente: les voy a recomendar los mejores comics que nadie recomienda. Una lista alternativa con títulos mas alternativos, pero igual (¿) de buenos. Aquí vamos

Max Punisher

Marvel no ha sabido que hacer con Frank Castle desde mucho tiempo. El tipo no encaja por que más que nada es un asesino implacable, y en la continuidad de los comics no hay lugar para muertes permanentes (bueno casi). De ahí salió el sello MAX, que vendría a ser la respuesta a Vértigo de DC. Max Punisher es la versión definitiva del personaje: Frank Castle (ya un cincuentón) lleva años matando mafiosos, deficientes y ladrones varios. De ahí viene lo que vendría a ser como el análisis mas profundo al personaje: ¿puedes pasar toda una vida matando? Garth Ennis trata de responder dándole algo a Punisher que Mavel no se lo dio en años: sustancia. El lejos el mejor comic de Castle, mezclando temáticas como la guerra de Vietnam, la trata de blancas, la guerra fría, y añadiendo uno de los némesis brutales: Barracuda.  Para leer y disfrutar.

Miracleman/Marvelman

¿No sé por qué nadie recomienda esto? Es el mejor trabajo de Alan Moore: el más rompedor, el más ingenioso, el más terrorífico. Miracleman nació en los cincuenta como un plagio de Shazam. Moore creció leyendo al personaje, por lo que cuando ingreso a la colección, justifico todos los errores de su concepción y añadió un nuevo y mejor origen. No bastándole con eso, añadió nuevos villanos y destruyo todo Londres en el proceso (en lo que es quizás una de las peleas más destructivas graficadas en las páginas de un comic). Durante su “run”, Moore responde la pregunta ¿Qué pasaría si un ser superior quisiera hacer de nuestro mundo algo mejor?. Recomensadisimo, mas ahora que Marvel y Neil Gaiman salvaron a Miracleman de los líos legales en los que estaba atrapado.

Peter Pan de Loisel

Otro género (?) que nunca está presente en las listas gringas: el comic europeo. El Peter Pan de Regis Loisel es una especie de precuela no oficial de la obra de James M. Barrie. Responde varias preguntas: como el nombre de los niños perdidos, la obsesión de Hook por los relojes y porque campanita es una puta perra neurótica. Es uno de esos comics de los cuales no se da un peso y terminan encantándote. El arte es genial y la historia tiene varias vueltas de tuerca que acentúan mas aun loa obra original. Además tiene desnudos y un sátiro.

Lobo: Guía Práctica del Cazarrecompensas para Disfrute y Provecho

¿Por qué los comics más valorados tienen que ser tan serios? ¿Es que los adultos ya no reímos? Lobo es un antihéroe que fue bastante popular por los años noventa: era el reflejo de la industria en esos tiempos. Lobo mostraba a conciencia los errores de las grandes editoriales: portadas múltiples, ediciones de colección, etc. Además era un crítico de la sociedad consumista. Básicamente era la voz ácida del pueblo. Una de sus mejores obras (junto con las que dibujo Bisley) es esta guía donde, por problemas financieros, debe enseñar todo sus trucos al lector. En un ejercicio de ayuda, Lobo demuestra que a pesar de su fama es un antihéroe, no un ejemplo a seguir y se ríe del lector. Uno de los mejores comics noventeros y tiene la mejor ruptura de la cuarta pared de la época.

La casta de los Metabarones

Space Opera. De eso se trata. Todos recomiendan el Incal de Jodorowsky, pero yo sigo rayando la papa con esta historia de una dinastía de guerreros capaces de cambiar el curso de guerras intergalácticas por su propia fuerza. El comic está plagado de simbolismos poéticos, bastante tragedia griega y mucha acción. Es una mezclar bastante particular pero sale airoso gracias al arte tan cuidado de Juan Giménez y una interesante narrativa. Destaca que muchos de los conceptos del comic, son tomados del proyecto fallido de Duna que Jodorowsky trato de dirigir en los setenta.

Planetary

Otro que siempre falta. Planetary es la guía de cómo debieron haber evolucionado los comics de cara el nuevo siglo. Un grupo de agentes que trabajan para una sociedad secretan, deben investigar y catalogar los misterios del universo. Así, podemos ver temas tan dispares como los monstruos kaiju, las películas de acción de Hong Kong, los misterios de Sherlock Holmes y varias cosas más. ¿Los villanos? Una versión desquiciada de los cuatro fantásticos. Lo mejor de Warren Ellis y John Cassaday. Incluye uno de los mejores homenajes de Batman jamás hechos.

Love & Rockets

Este es más comprensible que no lo recomienden. Love & Rockets no es un comic típico. Es una serie extensa de historias interconectadas que se enfocan principalmente en dos amigas y novias a veces,  de nombres Hopey y Maggie, que viven en Los Ángeles. Las historias siguen una extraña pero intensa relación en medio de una creciente escena punk rock, problemas de pandillas y más. Todo esto adornado con personajes recurrentes que ayudan a la cotidianeidad de la historia. Además, toda esta trama está sazonada con toques de ciencia ficción que la hacen única. ¿Por qué es tan importante? Porque en la época que se público, enseño al medio que un comic independiente es una fuente viable para contar buenas historias, con un rico metalenguaje y realismo mágico.  Los hermanos Hernández demostraron que se podían hacer cosas muy interesantes sin esta bajo una gran editorial.

Total
22
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*